A PIÑAS EN SU ANIVERSARIO

Luis Enrique Córdova
Piñas, tierra querida de amor y de esperanza,
pedacito de cielo y Dios te hizo un Edén
donde la vida canta y tu progreso avanza
fruto del trabajo del hombre y la mujer.

Tierra generosa, benditos son tus campos,
bendita la faena de nuestro agricultor,
maestro, artesano, obrero, del ave y su canto
que ofrecen cada día con fe y con amor.

Benditas sean tus fuentes de aguas cantarinas,
sus dulces melodías nos llenan de emoción,
bendita la faena donde el pan de cada día
se amasa más sabroso con fe y con sudor.

Aquí nunca duerme tu pulso por completo
siempre sigue despierto buscando el porvenir,
haciendo nuevas rutas de cultura y progreso
haciendo más propicio tu Edén para vivir.

En ti se ensancha el alma y el corazón palpita
con la pasión más grande de verte florecer,
hospitalaria siempre… ¡Ciudad Cosmopolita
y el cantón entero portando su límpido laurel!

¡Oh Piñas vas viajando en la ruta del tiempo,
con los ricos tesoros que Dios te regaló!
Tesoro son tus hijos que luchan con denuedo
en todos los espacios de tu realización.

Piñas, siempre has soñado y buscado ser grande,
grande haciendo las rutas de tu prosperidad,
tu norte… lo construyes, nunca está distante
porque jamás te falta trabajo, unión y voluntad.

Nunca… jamás, el ego te ha puesto ataduras,
para cerrar las puertas de tu hospitalidad,
siempre estarán abiertas y están sin cerradura
si vives del trabajo honesto, en paz, con dignidad.

Mi Piñas, así te siento! ¡Y Dios así lo quiso
seas jardín de ensueño, de amor y libertad!
Por eso te hizo altiva, noble…te hizo un paraíso
donde la vida canta, sueña y se hace realidad.
2014 – 10 - 2